lunes, 19 de abril de 2010

Último Esfuerzo por “Otra” USAC

Estamos a las puertas, las últimas 24 horas, de la elección del nuevo Rector de la Universidad de San Carlos, a la espera de que los electores piensen, honradamente, en la enorme responsabilidad que su voto implica, lo que significa elegir a un Rector de la Universidad Nacional, un Rector que con su voto pasará a ser el Rector “Magnífico”, de la tercera Universidad más antigua del Continente Americano, de una Universidad que ha perdido el brillo académico, que hace varios años le acompañó.
Una Universidad de San Carlos que no ha encontrado respuestas a la masificación a la que se le sometió, una Universidad que ha perdido el papel protagónico que le corresponde.
Una Universidad de San Carlos que se ha convertido en el reflejo de la sociedad a la que pertenece, donde reinan desde hace muchos años, las mismas prácticas que se le señalan a los gobiernos nacionales, amiguismo, malas prácticas administrativas, puestos por pertenecer a la organización de quienes han mantenido el poder durante más de seis administraciones, (una especie de partido político), o el sinsentido de dar vacaciones al personal en el mismo mes y paralizar cualquier trámite durante ese tiempo, el hacer tortuoso cualquier trámite, que se pierdan notas, seguir usando el funesto proceso de los exámenes privados y los exámenes públicos, de la presentación de “tesis de grado”, que han formado una presa que supera los cuarenta mil estudiantes a la espera de alguna vez hacer esa “tesis” o hacer un EPS que está fuera de sus posibilidades económicas, mala práctica académica (existen denuncias que en varias unidades académicas venden exámenes y se practica el negocio de las notas académicas), en fin una Universidad fiel a la descomposición social de un Estado Fallido. Por no hablar más que de los asuntos académicos, pero del hundimiento de la Extensión Universitaria, que ha pasado a la inactividad propia de esa moderna USAC donde las expresiones artísticas y las deportivas han pasado a su casi desaparición, con un Coro universitario que cuando se presenta lo hace a veces con unos pocos coristas o la Estudiantina, que anda en las mismas condiciones o el Teatro de Arte Universitario al que han condenado a su desaparición, por la falta de conocimientos y preparación de quienes llegan a la dirección de esa importante actividad, haciendo una Universidad de San Carlos chata, propia de escolásticos con nulos conocimientos de los refinamientos del arte y las sublimaciones del espíritu.
¿Habrán pensado los electores en estas cosas o sólo en lo que les han ofrecido por el voto que ellos representan?
Yo creo que las cuentas están claras, por algo se están gastando varias decenas de millones de quetzales, lo único que interesa son los negocios que se pueden hacer alrededor de la Rectoría de nuestra Universidad de San Carlos, no importa que la bestialidad se apodere del pensamiento universitario.
Lo importante por lo que siento, es el negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada