sábado, 24 de abril de 2010

EL CAOS SOLO BENEFICIA A LAS CASTAS QUE QUIEREN MANDAR


Las cesiones hacia ciertas organizaciones de la “sociedad civil” (las que representan precisamente al poder fáctico que gobierna al país) no tienen el efecto esperado, cada vez más, exigen que las funciones de Estado sean ejecutadas “solo” como a ellas les interesa. Y como tienen el control de los medios de comunicación, pues el pastel está servido para mantener el caos, ese que nos ha llevado a este Estado Fallido.
En realidad no es que les interese la transparencia y la honradez en el gasto público, ya que cuando han ejercido algunos cargos en anteriores gobiernos siempre han dejado sombras en el manejo de los fondos y movidas chuecas en otras instancias o sea del poder, lo que les importa es que sus “peones” sean los que ocupen los puestos que van saliendo a través de las Comisiones de Postulación, que precisamente la ponente de la nueva ley, fue la diputada Campero, que se supone estudió perfectamente su propuesta, pero que no está satisfecha con el resultado.
Para qué se establece una ley, que no se cumple, en tanto no se satisfacen las demandas de esas, organizaciones, diz que, representantes de la Sociedad Civil.
Es una burla para los integrantes de esas Comisiones de Postulación, ya que se les convoca, se les imponen reglas a voluntad de estas “representantes” de la Sociedad Civil y luego cuando no quedan sus “testaferros”, el trabajo no sirve y la honorabilidad de sus miembros, la mayoría de Decanos de las Facultades de Derecho de las diferentes Universidades, es basura.
Ahora con el pretexto de que no discutieron públicamente ante estos representantes, la honradez de los candidatos propuestos, que dudo que esté explicitado en la Ley, simplemente se vacía sobre la comisión y los candidatos todo un tonel de porquería, todo porque no se les obedece.
Simplemente la diputada Campero debe poner en la Ley que las Comisiones deben obedecer las instrucciones de estas organizaciones de la Sociedad Civil y punto, para terminar de una vez por todas, con el escaso, escasísimo, Estado de Derecho, que queda en Guatemala.
Por cierto, no está de acuerdo la diputada Campero, porque el negocio es ese, estar siempre en contra y buscar una eventual candidatura de la derecha, que está en reserva, en el caso de que a Otto Pérez Molina se le caiga la postulación a la Presidencia de la República, debido a su implicación en los crímenes de lesa humanidad que aparecen registrados en el Plan Sofía y, en el caso, que no logren elevar a buena altura el globo de Sinibaldi, también previsto para esta contingencia.
Es innegable que la derecha se ha esmerado en resaltar la figura de la diputada Campero, en sus medios de comunicación o sea en todos los medios del país, que se sabe a que intereses representa, ya que puede ser un buen peón en caso de faltarles el titular, es decir el General Otto Pérez Molina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada