jueves, 8 de septiembre de 2011

EL DILUVIO QUE VIENE

EL DILUVIO QUE VIENE Y LOS PROGRAMAS ASISTENCIALES

Ante esta nueva crisis del capitalismo que se nos echa encima, los Estados del Tercer Mundo, están obligados a activar programas asistenciales para la población, debido a la falta de inversión por parte de la iniciativa privada, que genera un lento crecimiento del sector empleo en nuestras economías, acompañado de salarios de hambre con los que la iniciativa privada paga a sus servidores.

En Guatemala hemos presenciado una batalla feroz por parte de los grupos poderosos de la derecha y sus medios de comunicación, en contra del gobierno de Álvaro Colom, que ha durado los 3 años y ocho meses del presente gobierno, denigrando el asistencialismo del Estado, azuzando a la ciudadanía en contra del gobierno, acusándolo de utilizar los impuestos, para subsidiar a los sectores vulnerables de la sociedad, la Bolsa Solidaria, Mi Familia Progresa, los Comedores Solidarios. . . y no ha sido hasta hace poco más de un mes, cuando constataron que Sandra Torres estaba fuera de la contienda, pero que tenía un caudal importante de votos, que como por arte de magia, los candidatos de la derecha cambiaron descaradamente su discurso y se han vuelto adalides de estos programas asistenciales y quieren volverlos institucionales, prometiendo, que al llegar a la presidencia de la República, estos no desaparecerán sino que serán reforzados.

Es obvio que han llegado a esto, para atraer el voto de los marginados que apoyaban a Sandra Torres.

Resulta que aquellos que “odiaban” a Sandra Torres por sus programas asistenciales, que según la manipulación de los medios de comunicación, les habían hecho creer que les robaban sus impuestos, se han quedado sin argumentos y todavía no alcanzan a digerir que fue lo que pasó. Cómo es que ahora, lo que ha hecho el gobierno de Colom, fue lo correcto.

Este engaño es fácil en un pueblo analfabeto, como el nuestro, al que no le gusta pensar, acostumbrado a que le den todo digerido y a ser manipulados siempre. Han sido tan manipulados por la maquinaria derechista, que ni siquiera atinan a sentirse ofendidos en contra de quienes los engañaron con fines electorales.

La interrogante es ¿Será que sólo son cantos de sirena, en tanto pasan las votaciones y después cuando alcancen la Presidencia, pretextarán que es más importante la seguridad y desaparecerán los fondos para los programas sociales-asistenciales?

Si queda la derecha más dura, será la crisis la que nos dará la razón, porque justo cuando se redoblan las carencias en los hogares del pueblo y se rompen los esquemas de la capas medias, cayendo muchos de ellos en los niveles de exclusión, mostrando a los jóvenes que no completaron sus estudios, la cara más amarga de la crisis, la de la falta de comida en la mesa familiar y el desempleo generalizado, que ha hecho que vuelva a existir la “reunión familiar”, porque la mayoría de los miembros de la familia, no puede pagar un lugar para vivir independientemente.

Justo en el peor momento es que será suspendida esta actividad asistencial, ya que a la derecha no le interesa que se desarrolle, porque en medio del caos, el ejército de desocupados les proveerá mano de obra barata y a la que podrán usar como quieran, sin que el Gobierno intervenga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada