domingo, 4 de septiembre de 2011

FALTAN OCHO DÍAS


A OCHO DÍAS
DEL FRAUDE MÁS GRANDE DEL MUNDO (EL 11-S) Y DEL ENTRONIZAMIENTO, NUEVAMENTE, DE LOS MILITARES, COMO OPERADORES DE LA DERECHA, EN GUATEMALA

Hace ya diez años, que una mañana de septiembre, tuvimos la visión dantesca de la destrucción de las dos torres del World Trade Center de Nueva York, y que a las pocas horas de sucedido nos diéramos cuenta que todo era un montaje por parte del gobierno de los Estados Unidos, para justificar la militarización de la sociedad estadounidense y el estricto control, a todo nivel, que se estableció sobre sus ciudadanos.

Se ha escrito abundantemente al respecto, por lo que no repetiré esa historia, para no aburrirlos. Se habló hasta la saciedad de la famosa reunión de la familia Bin Laden con la familia Bush, en Nueva York, ya que estas familias tenían sociedad para la explotación de petróleo y que los Bin Laden abandonaron los Estados Unidos el día 12 de septiembre, pese a la prohibición a los vuelos desde y hacia ese país.

Esto provocó un cambio radical en los núcleos de poder alrededor del mundo, así como la preparación de una ambiente de control sobre las sociedades para la grave crisis económica-financiera mundial que se veía venir, provocada por las financieras y los bancos más poderosos de la tierra, con la complicidad de los gobiernos del G-8 y la preparación del ataque a sus antiguos aliados en África.

Lo cual se ha cumplido, como lo planificaron, hasta el haber colocado de tapadera al hijo de una familia entregada al funcionamiento de la CIA, el hombre de color y ahora Presidente Obama. En quien se depositaron muchas esperanzas de un cambio, pero está visto que tampoco en los Estados Unidos es el Presidente quien tiene el poder.

En cuanto a Guatemala, la estrategia adoptada por la oligarquía criolla, desde el mismo día en que, sin saber cómo, ganara la presidencia de la República Álvaro Colom Caballeros y que sus medios de comunicación y sus cuadros político-militares desarrollaron a la perfección durante los últimos 3 años y ocho meses, con un gasto descomunal en propaganda y en fafas, que llegaron a lo alucinante, cuando el locutor Edgar Gudiel, nombrado por el Presidente Colom como Director General de Radiodifusión Nacional, apareciera haciendo publicidad para el Partido Patriota y su candidato a Alcalde.

La tapizada que hicieran en el país, fue impresionante y esto aunado al trabajo de los medios de comunicación, que realizaron un “lavado de coco” masivo a la población guatemalteca, labró la realidad que ahora vivimos y que redundará en la ganancia del General, aunque la misma oligarquía se ha dado cuenta que es mejor permitir una segunda vuelta, lo cual dará la idea de una mayor democracia en nuestro país.

Es sorprendente que en un país donde hay tan pocas figuras y donde la mayoría de las mismas padecen de “enanismo político”, tengamos tantos candidatos para el cargo de Presidente.

El único que nunca se dio por enterado de que le estaban “serruchando el piso” fue el Presidente Colom y Sandra Torres o bien muy en su estilo quiso evitar la confrontación o ya estaba hablado y sabía que el destino estaba marcado.

Así es a esas alturas del poder real en nuestro país.

Claro que quienes hasta hace un par de meses se rasgaban las vestiduras en contra de Sandra Torres, porque utilizaba “sus impuestos” para darles ayuda a los más pobres, se han de haber sentido defraudados, cuando Roxana Baldetti declaro, luego que eliminaron del escenario electoral a Sandra Torres, que los programas asistenciales eran buenos y que ellos los institucionalizarían y los perfeccionarían, haciéndolos más transparentes o sea que lo que se estaba haciendo era bueno, lo que estaba mal, era quien lo estaba impulsando.

Claro, sería mucho pedir a estos grandes cristianos, esos que se rasgaban las vestiduras de la cólera porque alguien daba una ayuda a los más necesitados, que se den cuenta que los utilizaron y que en eso del asistencialismo, los políticos de derecha no tienen otra salida que continuar lo que hizo este gobierno.

Entre las noticias que ya esperaba, está la declaración de Otto Pérez Molina a Julio Ligorría (otro pájaro que vuela raro) que utilizará el recurso de los Kaibiles en su gobierno, ya que tienen mucho prestigio en el extranjero, pero que internamente no los utilizamos.
No entiendo que quiere decir el General.

Ya que el prestigio que más se les reconoce internacionalmente, a los Kaibiles, es por ser un cuerpo altamente eficaz en las filas del narcotráfico, donde se les denomina los ZETAS y que internamente no los utilizamos, pues es cierto, ya que tienen su propio cartel en las drogas.

¿Será que cambiaran simplemente porque el General Otto Pérez Molina se los pida o tendremos una institucionalización desafortunada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada