jueves, 15 de julio de 2010

VIVIENDO EN EL FILO DE LA NAVAJA

Es imposible prever hasta donde llegaremos en este despeñadero, que nos están haciendo recorrer.

No existe el menor atisbo de humanidad en la vida de los guatemaltecos, a no ser por el sufrimiento que padecemos.

No pensemos únicamente en lo que nos es dado disfrutar, recordemos que acá mismo, en la urbe citadina, convivimos entre el siglo XIX y el siglo XXI, ya no digamos en la Guatemala profunda, en que subsisten formas de vida lindantes con los siervos de la gleba.

¡Somos un pueblo enfermo! Enfermo Terminal, no por nuestra culpa, sino por la de quienes hicieron de lo que podría haber sido un país, una cloaca inmunda.

Han construido un país discriminador y corrupto, en todas sus instancias y a todos los niveles, donde todo es manejado, vida y hacienda, por una oligarquía rancia, que actúa como “titiritera” de unos administradores, a los que llaman gobierno.

Actúan peor, cuando, como en el caso actual, cometen el error de descuidarse por su prepotencia y el “segundón” le gana al “caballo” que daba por ganador la oligarquía. Álvaro Colom sale de atrás, con el apoyo de la gente del interior, del campo, y se impone al General Otto Pérez Molina, al que daban por ungido ya.

Y eso no lo perdonan, es contra natura, actuaron en contra de lo decidido por la oligarquía.

Vale la pena recordar que en la administración, desde el punto de vista diz que académico, se pone en práctica la máxima de que el jefe nunca se equivoca y cuando lo hace para eso tiene a sus dependientes, para que paguen las culpas que le hubieran correspondido, en este caso la conducción al fracaso como país, no lo paga la oligarquía, sino el gobierno de turno, sobre todo después que se terminaron las dictaduras militares, que estuvieron a su servicio.

Después de que colocan al designado por ellos en la Presidencia, para conducir los destinos aparentemente formales, en este simulacro de transito a la democracia, empiezan la guerra contra su “ungido”, señalándole todos los defectos posibles, porque es un modo de extorsionar a los “títeres” que les sirven, “si no hacés lo que te digo, te hundo ante la opinión pública, para eso tengo los medios de comunicación”, y los gobiernos, para que no les cierren el grifo de los impuestos, les concede los mejores contratos, porque las carreteras, los hospitales, las escuelas, no las construyen las pequeñas compañías de ingeniería; las medicinas que compra el Estado no son surtidas por los pequeños farmacéuticos, los libros, cuadernos y lápices que se distribuyen a los alumnos, no los vende la librería de la esquina y, además, el gobierno está obligado a pautar toda su publicidad en los medios de comunicación y ¡cuídese el gobierno que no lo haga!

Lógico, los medios de comunicación no son de los pobres del pueblo, son los operadores políticos de la oligarquía y pertenecen a ella.

Les duele, lógicamente, que se amplíe la educación gratuita porque eso resta oportunidades a los colegios, ya que la educación es uno de los más grandes negocios en Guatemala. Las cifras estadísticas dicen que la educación pública solo atiende a un 25%, de la población escolar, casi el 75% de la educación está en manos de la educación privada, ¡y la educación en todos los niveles, es de pésima calidad!

A los “títeres” de esa oligarquía, que les sirve en los “gobiernos”, les han dado como una prestación, participar en la corrupción, enriquecerse con los dineros del pueblo. Esa es la “democracia” en que vivimos.

El problema es precisamente el que ha señalado Castressana, existen diez familias (de nobles apellidos) que manejan el país y tenían repartido el territorio, desde los tiempos de la conquista, miren si no, el 74% de las mejores tierras cultivables, está en manos de la oligarquía y de pronto, aparece en el panorama nacional un nuevo agente de poder, muy poderoso, el narcotráfico, con el que se encuentran luchando y en algunos casos negociando y asociándose.

Aunque también existe otro agente de poder que se ha desarrollado a nivel mundial, la corrupción, el cáncer social más destructivo que se ha producido, mucho mayor que el narcotráfico y ese está diseminado en nuestra sociedad.

Al haberse colado el actual gobierno y basar algunas de sus acciones en ayudas hacia los segmentos de población marginados, con algunas prestaciones que ya hizo el mismo gobierno de Estados Unidos, como regalar a sus ciudadanos US$ 400.00, que sirvieron para incentivar el gasto, (algo que soslaya mañosamente esta oligarquía) y que lo emula dentro de sus limitaciones, copiando un programa brasileño, la cohesión social entrega una bolsa solidaria a los guatemaltecos más menesterosos, los que viven en la miseria, son miserables Q 300.00, con el compromiso de que sus hijos, a cambio, tengan que ir a la escuela para recibirlos y les dan refacción escolar, pero esto se convierte en un crimen, según la visión de la oligarquía.

Abrir unos comedores solidarios que permiten a los marginados desayunar con Q 1.00 y almorzar con Q 3.00, hacen que ponga el grito en el cielo esta oligarquía, acusando al gobierno de comunista (suena arcaico) y de dilapidar los recursos de la nación, pero se cuidan de decir que son los empresarios, los que le venden a los gobiernos con escandalosos sobreprecios y construyen con precios excesivos, todos ellos son miembros de la misma oligarquía y son los mismos que eluden el pago de los impuestos que les corresponden, pero quieren hacer creer a la población, que la corrupción corresponde únicamente a los funcionarios de gobierno, pero esto es un baile en el que participan dos, ¡no existe corrupto sin corruptor!

Si nuestro pueblo tuviera memoria histórica, recordaría que desde que comenzaron los gobiernos “democráticos”, estos han sido tachados de los “peores y más corruptos de la historia”, uno tras otro, por la prensa, no sólo este último gobierno.

Claro ha habido una sola excepción, el gobierno de Berger, que fue de ellos totalmente, pero allí no señalan los grandes despropósitos, los “containers” con contrabando que entraron por la SOSEP, el “affaire” del aeropuerto y otro gran etcétera.

Aquí se conjugan otros elementos, el cambio de gobierno que se da cada cuatro años, desplazando al grupo de la oligarquía que lo ejerció, por uno nuevo, no es por cuestión democrática, es simplemente el recambio del grupo de la oligarquía que ejercerá como grupo dominante o sea el que se beneficiará más de los grandes negocios con el Estado y por primera vez, ven amenazada esa alternabilidad y el gran enemigo se personifica en Sandra Torres, ya que con sus acciones solidarias en el interior, que es el territorio de la UNE, es la amenaza latente a la imposición del Pérez Molina, al que esperan imponer.

Es un esfuerzo enorme el que están desarrollando, irán en contra de las mismas leyes que ellos han impuesto, para evitar que la “doña” corra para la Presidencia, ya sus perros de caza, difunden que existe impedimento constitucional y afirman que el ser la esposa, la convierte en pariente del gobernante, olvidándose que el matrimonio es un contrato social, que no crea parentesco.

No es de extrañar el incremento en el nivel de violencia, si ustedes lo recuerdan, en el último año de todos los gobiernos “democráticos” la violencia se ha exacerbado, porque piensa la oligarquía, que es una manera de lograr que la gente común y corriente, se sienta tan desesperada que pida la “mano dura de Pérez Molina”, lo especial reside en que ahora no hubo tregua, la violencia se ha mantenido vigente y progresiva durante todos los días, las veinticuatro horas, en estos dos años y medio que ha estado en el gobierno Álvaro Colom.

Hay que considerar que las cosas se van a precipitar, especialmente con la publicación de la encuesta de Vox Latina, el día de hoy en Prensa Libre, que dice que la aceptación popular de la gestión gubernamental de Álvaro Colom casi alcanza el 50%, cosa inaudita, cuando han transcurrido dos años y medio de gobierno, sufriendo un ataque continuado e inclemente de los medios de comunicación, en su contra, todos ellos propiedad de la oligarquía criolla.

Ustedes serán testigos de cómo esta oligarquía, buscará los pretextos más variopintos para evitar pagar impuestos o para retrasar el pago de los mismos y así evitar que el gobierno siga con su acción social, el problema con que se van a tropezar, es que estos pequeños beneficios, se han convertido en derechos adquiridos del pueblo y pueden enfrentar una respuesta popular apabullante y el gobierno se va a tener que alinear del lado de los marginados por esta oligarquía.

Ahora ven magnificada la imagen del diablo, personificado en Sandra Torres, lo cual nos hace prever, que debemos prepararnos, que los crímenes y la violencia de todo tipo, se incrementará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada