domingo, 22 de agosto de 2010

La forma “Encomendera” de ver y actuar en la sociedad

La forma “Encomendera” de ver y actuar en la sociedad:
los ciudadanos de segunda

Con motivo del destape del asunto “ejecuciones extrajudiciales” en la cárcel de Pavón u “Operación Pavo Real”, mucho se ha escrito y hablado, pero en la mayoría de este ir y venir de las opiniones, encuentro el intento de justificar que “los buenos están siendo vedados de su derecho a enderezar las cosas fuera de la ley”.

Algunos esgrimen algunos criterios, acerca de que las cárceles estaban en manos de los presos, como una justificación y yo pregunto ¿Es que acaso no siguen estando en manos de los detenidos?

¿Cambió algo con esta Operación Pavo Real? Definitivamente, NO.

Otros dicen que desde las cárceles se extorsiona y se ordenan secuestros y ejecuciones, pero ¿no fue acaso durante el gobierno de Oscar Berger que se compraron los distorsionadores e interceptores de las señales telefónicas en las cárceles?

¿Fueron acaso los presos los que arruinaron esos aparatos?

No, a pesar de los millones que costaron, nunca han funcionado, podemos concluir que estos aparatos fueron instalados como parte de la corrupción que nos inundó durante el gobierno de Berger y que los mismos se instalaron para decir que se estaba haciendo algo, cuando la verdad no les importó nada que funcionaran o no. Sólo les importó el negocio.

¿Acaso no existe una Ley, para arreglar estos asuntos o queremos volver al lejano oeste y ejercer la ley por nuestras pistolas? Esto sería muy peligroso, la sociedad guatemalteca vive como en una olla de presión y, creo, que con poco más de presión, puede estallar.

Otros opinan, que lo que se esconde detrás de la Operación Pavo Real, es una lucha de poder en el narcotráfico, a nivel del aparato gubernamental, de esa época.

Existen varios analistas, que utilizan como ejemplo evidente, la operación en contra de los narcodiputados salvadoreños, utilizando el aparato represivo gubernamental, otra vez, en manos de las autoridades de gobernación y la Policía Nacional Civil (Vielman y Sperinssen), en febrero del 2007, durante el gobierno de Oscar Berger.

También se recuerda el robo de cientos de kilos de droga de las instalaciones de la Policía Nacional Civil, durante el gobierno de Oscar Berger, siempre bajo el Ministro Carlos Vielman y el Director de la Policía Nacional Civil, Edwin Sperinssen, donde los ladrones, según el reporte, se presentaron con todo y camión, vestidos de agentes y se llevaron con todo el desparpajo ese gran cargamento, sin que nadie se opusiera.

¿Será esto normal o, será parte de una operación dentro de la misma organización, con apoyos de muy arriba?

Entonces la “Operación Pavo Real”, algunos la analizamos como otro más de estos operativos, de dudosa procedencia, porque si analizamos lo sucedido y consultamos la investigación que hiciera la Procuraduría de los Derechos Humanos, vemos que no se encontraron pruebas que atestigüen que fueron los convictos los que se resistieron, ya que no se encontraron huellas de los disparos que dicen que dispararon en contra de las fuerzas de “seguridad”, las paredes del lado de su lado no tienen agujeros, en cambio en el lado de los convictos si están las paredes agujereadas a balazos.

Decir que las declaraciones de los presidiarios no tienen ningún valor, es absurdo. No existe ni en la Constitución ni en los códigos legales nada que de respaldo a esta aseveración de que los presos no tienen derecho a declarar con el mismo valor que los que estamos libres.

Vuelvo a insistir, no hay que dejarse llevar por opiniones interesadas, la cancha está definida, aquí hay un juego muy sucio, de parte de un segmento del poder económico, que está pretendiendo llevarnos a un Golpe de Estado, lo intentaron con el suicidio de Rodrigo Rosenberg, repitieron el intento cuando la CICIG confirmó la versión de que Rosenberg había planificado su asesinato, conjuntamente con los Valdez Paiz y el apoyo del Partido Patriota por medio de Francisco Beltranena, parte del Comité Ejecutivo del PP, después con la muerte de Obdulio Solorzano, ex diputado de la UNE y ex Director de FONAPAZ y ahora han vuelto a azuzar las aguas políticas, con la detención de Alejandro Giammattei, principal implicado en las ejecuciones extrajudiciales en la cárcel de Pavón, bajo el amparo de la “Operación Pavo Real”.

En todas estas intentonas las acusaciones siempre están dirigidas en contra del Presidente y de la esposa del Presidente, acusándolos de asesinos, de impedir que se haga justicia y de estar haciendo limpia de sus posibles antagonistas en las elecciones del próximo año. Es obvio que existe terror en este segmento de la población ante la posibilidad de que Sandra Torres sea candidata a la Presidencia y más aún, a que gane esas elecciones.

¿Qué pasará en el país, si los parientes de las victimas del ejército durante el conflicto armado, logran que uno de los principales represores dentro de las filas del ejército, el General Otto Pérez Molina, sea llevado ante la justicia, como dirigente de varias de las masacres que se sucedieron durante esa época?

Ese sector del poder económico se quedaría sin su más connotado representante, el hombre de la mano dura.

¿Lo soportarán o moverán sus fichas en el ejército y la Embajada norteamericana, para dar el Golpe que han estado buscando?

¿Volverá a participar el gobierno de Obama en un Golpe de Estado en Centro América?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada