lunes, 29 de noviembre de 2010

El lado oscuro del espionaje

El lado oscuro del espionaje

Se ha abierto un parteaguas en las relaciones internacionales de los países con Estados Unidos, nada volverá a ser igual, la desconfianza reinará, eso es inevitable, no es posible volver a ver de la misma manera a alguien que ha abusado de la confianza. Cristina Fernández de Kirchner, la Presidente argentina, no volverá a ver con los mismos ojos de admiración a Hillary, después que descubriera en los documentos filtrados por Wikileaks, que Hillary pidió información acerca de su estado mental.

A sus aliados incondicionales, como Sarkosy, Ángela Merkel, Berlusconi y Rodríguez Zapatero, los ofendieron innecesariamente y obviamente, también a sus países, por lo que la alineación no será la misma.

Por qué a países como el nuestro se le impone la Ley de Libre Acceso a la Información, si los países grandes y diz que adalides de la “democracia”, lo primero que hacen es jugar a las escondidas con la información de los desmadres que arman en el mundo y al interior de sus propios países.

Como puede explicarse que los servicios secretos de los Estados Unidos, la CIA, prostituyan a los servicios secretos de Brasil a espaldas de sus autoridades, para servir los intereses de EEUU Y concreten estratagemas sucias para burlar a la justicia y a la población en general.

Esto fue hecho a espaldas de Lula, ¿qué dirá ahora el Presidente brasileño de sus amigos?

Dice Hillary que la publicación de estos documentos es una atentado contra la comunidad internacional y que Wikileaks y quienes les dieron estos documentos son unos terroristas. Ahora resulta que los actos cometidos por la administración norteamericana no son los que ofenden y atentan contra la comunidad internacional, sino el hecho que se divulguen esos actos, es lo que constituye un atentado contra esa comunidad y uno se pregunta ¿Dónde esta la libre expresión del pensamiento? Y ¿la libertad de información? que tanto cacarean los “países democráticos”


Los pájaros tirándole a las escopetas.

Hablar de los rusos, diciendo que Putin es el típico macho arrogante y manipulador y que Medvedev es un títere en sus manos no hace mucho en el esfuerzo de tener buenas relaciones y hay que tomar en cuenta que el ruso es un pueblo muy altivo y orgulloso. Puede haber respuestas a esas ofensas, en cualquier momento, cuando más necesiten de ellos.

El ataque al Presidente de Irán, no es sino una repetición absurda de lo que publican y declaran públicamente, solo que se les va la mano absurdamente, al señalarlo como el nuevo Hitler.

Salen a la luz los documentos que acreditan la sucia intervención de los EEUU en el derrocamiento del legítimamente electo Presidente de Honduras, Manuel Zelaya. ¿No fue Obama quien dijo que respaldaban a Manuel Zelaya y a las instituciones democráticas?

Resulta que nuestros respetuosos “amigos”, también montaron un aparato de espionaje en las Naciones Unidas, para espiar precisamente al Secretario General, Ban Ki Moon, y son los que se dicen respetuosos de la Ley. La ONU ha hecho saber a las autoridades estadounidenses que la ONU es inviolable. ¿Qué hubiera pasado si fuera otro país el que hubiera hecho este desaguisado, de espiar dentro de las Naciones Unidas? Seguramente lo habrían expulsado de la organización.

Las autoridades norteamericanas pretextaron ante Wikileaks, que la revelación de estos sucios secretos pondrían en peligro muchas vidas alrededor del mundo, por lo que Julian Asange, fundador de wikileaks, se comunicó por carta con la Embajada de EEUU en Londres para que señalaran cuales documentos eran los que ponían en peligro a esas personas y que le dieran pruebas, la Embajada se negó a “negociar” con él, para que se parara la publicación de los documentos, por lo que los mismos se entregaron a los cinco diarios más importantes del mundo.

El recuento de los daños en la “diplomacia” norteamericana, es inconmensurable, recomponer las redes de espionaje que quedaron expuestas, parece una tarea titánica, pero más titánica será la lucha que tengan que librar para lograr alcanzar la credibilidad perdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada