miércoles, 29 de diciembre de 2010

Ciau, 2010

Ciau, 2010

Estamos a dos días de cerrar el 2010, indudablemente un año terrible, donde las desgracias provocadas por la naturaleza nos hicieron papilla, así como nos hicieron mucho daño las acciones de quienes de alguna forma tenemos dependencia como país, también las acciones de algunos funcionarios de gobierno que resultaron un poco más gangster que los demás y la actitud de nuestros empresarios que a pesar de no haber tenido problemas con la crisis económica mundial de los anteriores años, decidieron no invertir en Guatemala y hacerse los afectados para despedir personal y retrasar el pago de sus impuestos, además de oponerse a la tan necesaria Reforma Fiscal. Digamos que tenemos un panorama nada halagüeño, cuando entre el 2011, que encima de todo es un año electoral y por tanto, un año en que el mundo de los negocios parece que se adormeciera. ¿Por qué tenemos un período tan corto para el funcionamiento del gobierno, si podrían ser seis años en vez de cuatro? En cuatro años, podemos hacer la cuenta que en el primer año aprenden a manejar, más o menos, la cuestión pública, los dos siguientes años tratan de hacer algo de labor, el que les permite el Congreso, que entrampa intencionalmente la labor de Ejecutivo y el cuarto año es el año electoral, lo cual quiere decir que se trabajan dos años, por dos de descanso. ¿Será eso beneficioso para el país?
Definitivamente NO.
Comprendo que el diseño de esta forma de gobierno es intencional e impulsada por el poder económico, para rotar entre ellos los grupos de poder que tienen dominados los negocios del Estado durante esos cuatro años, así que por eso no se permiten las reelecciones, las cuales sorpresivamente resultan antidemocráticas, cuando en el país que la oligarquía criolla considera el adalid de la democracia, los Estados Unidos, al igual que en Inglaterra, Francia, España, Italia y en otros países, si se permite la reelección, por ello colocaron un artículo en nuestra constitución que se considera pétreo, el que impide la reelección de los Presidentes. Ese artículo ha hecho que ya en una ocasión se haya decidido en la Corte de Constitucionalidad, que el General Efraín Ríos Montt participara en las elecciones a pesar de este artículo pétreo. Oh, sorpresa, es tan sencillo, como que ese artículo viola los derechos humanos. Hoy vuelve a plantearse el mismo problema, cuando la oligarquía al no encontrar eco en las autoridades de los Estados Unidos, a su deseo de llevar a la Presidencia de la República al General Otto Pérez Molina, señalado en el exterior como genocida, por haber liderado la masacre de guatemaltecos, principalmente indígenas, durante la guerra interna, como lo evidenciara el Secretario Adjunto de Estado de EEUU, Arturo Valenzuela, cuando expresó claramente “La mano dura, no es lo más conveniente en estos países” y con ello dejó clara la posición del Departamento de Estado, de cerrar la puerta a Pérez Molina. En ese sentido, siempre hay que leer entre líneas lo que dicen los funcionarios norteamericanos. Esto ha dado pábulo a que esa oligarquía se decante por Álvaro Arzú, como candidato a Presidente, aunque también barajen la posibilidad, en menor medida, de que pueda ser Juan Miguel Gutiérrez.
Aparte de la rotación de los grupos del poder económico que se “pegan” a cada gobierno, la situación se ha violentado con el mal manejo que ha hecho “su” prensa de la figura de Sandra Torres de Colom, que sin haberse declarado ella candidata a la Presidencia, los medios de comunicación nacional la han consagrado como tal y en algunos sectores, sobre todo del interior del país, debido a las políticas sociales impulsadas por Sandra Torres de Colom, como las bolsas solidarias, la educación gratuita, las escuelas abiertas, los comedores solidarios y otras actividades, se ha granjeado la simpatía de muchos ciudadanos y la “bola” no para de crecer, lo cual ha alarmado al grupo del poder económico.
Hay que decir que hasta el momento, no existe ninguna candidatura oficialmente, sobre todo a nivel de los que puedan pelear efectivamente por la Presidencia.
En otro nivel de la política, el gobierno se anotó un éxito grande al retomar Alta Verapaz, donde los narcotraficantes habían fincado sus reales, hecho que también contribuye a borrar la mala imagen que le han hecho los medios de comunicación a este gobierno y algunas políticas erradas propias. Queda como materia pendiente la recuperación de Petén, Huehuetenango, San Marcos, Retalhuleu, Izabal y la Capital, donde tienen copadas a las autoridades y donde disponen de grandes cantidades de dinero, que, según se rumora en círculos bancarios y de la construcción, muchas de las familias de abolengo venidas a menos y otras que no, se prestan a lavar esas ingentes cantidades de dinero. Ojo, los bancos deben ser auditados más severamente, ya que permiten ser usados para mover grandes capitales, de forma “legal”.
Me parece que el comunicado que han hecho circular en Cobán, a nombre de los Zetas, no procede de los Zetas, sino, según me ha confiado una fuente confiable, de sectores afines al Partido Patriota, que ante los acontecimientos han tomado la medida de sembrar el miedo en la población, igual que ha sucedido en las últimas elecciones cuando han propiciado el clima de terror en la población, en una clara maniobra para llevar al poder a los representante de la “mano dura”, de los sectores militares que masacraron durante 36 años al pueblo de Guatemala.
Ciau, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada