martes, 4 de enero de 2011

LA OPORTUNIDAD

Cada vez más convencidos que la situación de Guatemala es como un cáncer y que intentando curarlo con los mismos medicamentos de siempre, llegaremos al mismo final, la muerte, es necesario que como ciudadanos busquemos otras salidas. Durante más de quinientos años hemos sido gobernados por los mismos, con las mismas recetas, “hay que mantener la ignorancia del pueblo, ya ese es el gran negocio. A los ignorantes es fácil engatusarlos, pero si les damos educación se lo pondremos difícil, pero ¿a quien le preocupa la educación y la cultura del pueblo? A la izquierda. De eso no hay duda. Con solo diez años en el poder, se logró transformar un poco el país, principalmente por las conquistas sociales que se alcanzaron, las cuales calaron tanto en los guatemaltecos, que la contrarrevolución (la Liberación financiada por la CIA) no pudo echarlas atrás, aún imperfectas siguen allí, dando más beneficios, a pesar que los sucesivos gobiernos a la Liberación, las han esquilmado y boicoteado. Entonces, cuando el gobierno busca darle continuidad a su proyecto y la oligarquía renuncia a seguir usando “prestanombres” y unge a uno de los suyos para guiar al país, se presenta una coyuntura sin igual para los sectores democráticos de izquierda, para buscar el poder. ¿Por cual de las opciones que presenta la derecha se puede sentir representado el pueblo de Guatemala? Por ninguna. Por pertenencia de clase, el pueblo debe identificarse con los sectores populares y sus partidos políticos, los partidos de izquierda. Es natural, así debe ser, el pueblo debe unirse en un gran Frente Amplio, que sea un crisol donde se reúnan todos aquellos que aman a este país y que luchen para que sea una patria para todos, con justicia social, sin discriminación, sin explotación del hombre por el hombre, donde se ganen salarios dignos y se respete a las personas, una patria libre de delincuentes y con oportunidades de trabajo, educación, seguridad, salud, deporte, cultura y arte para todos los guatemaltecos. Esto obviamente no lo alcanzaran siguiendo el camino de la sumisión que se ha vivido en nuestro país y votando por quienes se han aprovechado de la ignorancia de nuestros conciudadanos para detentar el poder y ¿qué hemos alcanzado con ellos en estos quinientos años? Nada. Es hora pues de cambiar de rumbo, de fundirnos en un Frente Amplio, que represente las genuinas aspiraciones del pueblo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada