martes, 9 de agosto de 2011

VUELTA A LA PÁGINA. . .



Calcular lo que pudo haber variado el panorama electoral de nuestro país, con la denegatoria de la inscripción de Sandra Torres, es como jugar a leer la bola de cristal y asignarle valores a algo tan incierto como predecir el futuro, bien dice el famoso dicho anónimo chino “El arte de la predicción es sumamente difícil, sobre todo cuando se trata de predecir el futuro”

Por lo tanto, para no caer en ese error, haré mejor una pequeña lista de las cosas que deben atacarse a la brevedad posible por el nuevo gobierno que resulte electo en estas “votaciones”, que no elecciones.

La base para que las cosas puedan cambiar en nuestro país, es indudablemente la educación, ya no puede el poder real de Guatemala, seguir el consejo del gurú de la ultraderecha guatemalteca, el “mico” Sandoval Alarcón, que decía “que no había que enseñar a leer a los indígenas, porque se vuelven comunistas”, está probado que para poder superarnos es necesario cumplir con el precepto constitucional de la gratuidad de la educación, pero una educación de calidad, pagando bien a los maestros, mejorando las instalaciones escolares, incorporando la tecnología de punta a la educación y haciendo que las redes de la internet sean para el uso común de los guatemaltecos, en forma gratuita.

Para que la educación funcione, es necesario que evitemos que los escolares asistan a la escuela sin haber ingerido alimentos nutritivos y que en las escuelas exista la refacción escolar.

No deben ni pueden detenerse las bolsas solidarias ni la asistencia de los Q 300.00 para que los niños asistan obligatoriamente a la escuela y también a su revisión médica en forma periódica supervisada, como se ha venido haciendo.

Es indispensable que la educación superior pública, también sea revisada y en primera instancia se le despolitice, no debe permitirse que los puestos de dirección universitaria sean utilizados como trampolín político y como “nichos” de los partidos políticos en nuestra máxima casa de estudios.

Debe reencausarse a la USAC, para que vuelva a reinar en ella la academia, evitando que la corrupción la lleve al colapso. Para ello será necesario extirpar al grupo que se ha apoderado de la conducción de la USAC y que lleva en el poder desde la época del Dr. Eduardo Meyer o sea, casi treinta años.

El esfuerzo en la USAC, debe enfocarse en la creación de Maestrías y Doctorados, en un esfuerzo por proveer de una masa crítica de profesionales altamente calificados, para salir del empantanamiento en que vivimos.

Este esfuerzo debe ser un empeño nacional, al que debemos abocarnos todos.
Un pueblo enfermo no puede construir un mejor país. Debe crearse una red de salud, que al igual que la educación, que sea exclusivo el uso de los recursos para ese fin, en que la red hospitalaria sea revisada por expertos que rediseñen su uso y servicios, planificando nuevas unidades, perfectamente equipadas. En la que los médicos y su personal ganen salarios acordes a su preparación y servicios que presten. Lugares en que no escaseen las medicinas y en las mismas sean las mejores que se puedan servir a los usuarios.

Debe atenderse la medicina preventiva y la salud mental de los ciudadanos guatemaltecos.

Para lograr mejores estándares de vida, es necesario que la dieta de guatemalteco, por lo menos, llene los mínimos que se utilizan internacionalmente. Hay que hacer que se cumpla la ley que obliga que una parte de las fincas (15%) se dedique a la siembra de granos básicos, medida que fue dictada por uno de los regímenes militares, para evitar que lleguemos a padecer hambrunas, aunque nunca se ha hecho efectiva. Pero viendo cómo está la situación en los Estados Unidos y Europa, es un punto al que el nuevo gobierno debe ponerle mucha atención, ya que nuestra situación alimentaria es muy precaria.

Hay que recordar que debemos preservar nuestras reservas de bosques, ya que son los que hacen que el agua siga fluyendo para preservar todas las formas de vida en nuestro país y que se ha advertido que las guerras de este siglo serán por el agua. Uno de los mejores ejemplos es la razón por la que se está tratando de derrocar el régimen de Gadafi, para apoderarse del gran manto freático subterráneo que posee Libia.

Seguiré ahondando sobre estos tópicos en la próxima entrega.

Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada