lunes, 27 de febrero de 2012

¿A QUÉ ESTAMOS JUGANDO?


¿A qué estamos jugando?

Parece ser que nuestro Presidente está dedicado a jugar ajedrez desde su puesto, resulta que a la serie de nombramientos de militares en la administración pública de nuestro país, el Departamento de Estado procede, porque no le hacen caso a sus “consejos” a través de la Embajada, a denunciar que existe una “Reina del Sur chapina” que es la mayor lavadora de fondos del narcotráfico de toda Centroamérica y que, “casualmente”, fue una de las financieras de la campaña de Otto Pérez Molina, como una forma de poner contra las cuerdas a nuestro gobernante, ya que la filtración busca evidenciar que los gobernantes guatemaltecos, todos sin distinción, tienen y han tenido nexos con el narcotráfico y con ello, hacerle obedecer lo que le mandan desde Washington, pero el Presidente Pérez Molina da dos respuestas simultaneas, captura a un miembro de la SAAS por tener una banda de secuestradores, de los cuales capturan a toda la rama femenina de esa banda, para levantar una cortina de humo y, seguidamente lanza la propuesta de despenalizar la droga, que encuentra varios apoyos, México, Honduras y Costa Rica.

El Salvador también apoya la propuesta en el primer momento, pero una llamada del Departamento de Estado al Presidente Funes, los hace quedar en ridículo y echarse atrás con su apoyo.

No aguantó Funes la presión de los gringos y lo evidenciaron.

Esta propuesta agarra de sorpresa a los estadounidenses, que suponían que Pérez Molina era un peón más fácil de manejar.

La captura del miembro de la SAAS, equivale a decir que en esa organización (y en el Gobierno) existen grupos paralelos que accionan conjuntamente con el crimen organizado, echándole la culpa con ello al gobierno anterior, aunque sean elementos reciclados del ejército de varios años atrás y en segundo lugar, al plantear la despenalización de la droga, sabe que en la discusión, el gobierno estadounidense lleva todas las de perder, especialmente en esta época en que ya no puede imponer su voluntad tan fácilmente como antes, y porque pone el dedo en la llaga, en lo que dicen es su lucha contra las drogas y que si se abriera la discusión acerca de las mismas, muchos creemos que se evidenciaría que la acción de la DEA, es una cortina de humo para enmascarar que lo suyo es una presión, que lo que persigue es mantener alto el precio de las drogas que entran a territorio de Estados Unidos.

Allí todos ganan.

El Departamento de Estado ha mandado a Guatemala, a uno de sus más altos cargos a discutir con el Presidente Pérez Molina, de frente, la propuesta de despenalización de las drogas, para acoquinarlo y arrinconarlo y no sería de extrañar que Otto Pérez Molina salga declarando que no es el momento para esta discusión, pero que lo dejarán para más adelante.

Otto Pérez Molina, se quedará con esa baza en la mano, es su carta ganadora, cada vez que lo presionen sacará a relucir el tema y logrará quitárselos de encima y seguirá con su plan de militarización del Estado.

La pregunta es, ¿Será que aguantará la presión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada