viernes, 9 de marzo de 2012

CAFÉ, SUICIDIO, COOPERATIVAS Y PODER EN GUATEMALA




Por fin, después de mucho tiempo, les fue entregado el documento de la CICIG a los cooperativistas de FEDECOCAGUA, según publicación de El Periódico que publicó una carta de la CICIG, donde se desvinculó a dicha Federación y a sus directivos, de las muertes de Rodrigo Rosenberg, Khalil Mussa y Marjorie Mussa y de las acusaciones de lavado de dinero que salieron a luz en el video del malogrado Rodrigo Rosenberg.

Las explicaciones de la CICIG, confirman lo que sabíamos, que todo fue un montaje de grandes finqueros tradicionales, que de esta forma deseaban quitarse la competencia de los pequeños productores organizados, que poco a poco han logrado posicionarse en el mercado internacional, a base de esfuerzo, creatividad, eficiencia y calidad de su producto.

Como en otros casos, el ex Comisionado Carlos Castresana perdió el control de la CICIG, al confiar en la información que circulaba en la esfera social “donde lo llevaron a desenvolverse”, por lo que para él, sospechosamente “ingenuo español”, fue muy duro darse cuenta que le habían tomado el pelo, cuando descubrió que la muerte de Rosenberg y los asesinatos de Khalil Mussa y Marjorie Mussa, habían sido por un simple lío de faldas y que este hecho fue utilizado para intentar un golpe de estado, quebrar el banco de los pequeños productores, cooperativistas y pequeños inversores o como dicen muchos de ellos, “los mucos” y sacar a estos cooperativistas del negocio del café, en ANACAFÉ. Todo esto fue demasiado para el comisionado, que había sido cooptado por aquellos que no permiten los cambios en el país.

Esto abre un espacio de reflexión acerca de lo que sucedió con el ex Comisionado Carlos Castresana, ya que, si fue cooptado por los poderes económicos nacionales (entre ellos algunos cafetaleros)e inducido a prestarse a sus manejos, se debe exigir a Carlos Castresana, aclarar quienes son los cafetaleros que manipularon y desinformaron a Rodrigo Rosenberg, como el mismo lo afirmó en su conferencia de prensa, debe exigírsele que aclare, qué pasó con los líos en ANACAFÉ, donde existen denuncias de racismo y malos manejos bancarios (ANACAFÉ es una institución Estatal), que han sido soslayados.

Es necesario aclarar, además, ¿cómo es posible que el ex Comisionado Carlos Castresana haya empezado la investigación de “cuerpos paralelos” con una Federación de pequeños productores cafetaleros, cuyo único pecado fue representar un “pequeño” escollo comercial para algunos finqueros tradicionales en la ANACAFÉ?

Sin duda, Carlos Castresana fue instrumentalizado por los grandes capitales, que ven a Guatemala como su “finca” y no dan concesiones a gente como los pequeños productores que (para su cólera) se han superado, son eficientes y producen un café de calidad, que hoy se consume en todo el mundo.

Lo anterior fue lo que desencadenó, seguramente, el intento de señalar a FEDECOCAGUA por lavado de dinero y por lo tanto, ser parte de un mecanismo ilegal, lo cual combinaron, con que eran la piedra en el zapato para un ex presidente de Anacafé. Así que acusan a los miembros de Fedecocagua de manejar la Junta Directiva de Banrural para lavado de dinero.

Este evento evidencia, de cuerpo entero, cómo funcionan las sociedades racistas, excluyentes y discriminadoras como la nuestra, donde el linchamiento político está a la orden del día, cuando no se tiene linaje.

Qué dirán ahora aquellos, los vestidos de blanco que manifestaron y fueron a acusar de asesinos, a quienes, por un video de un energúmeno fanático ultraderechista, egoísta, insidioso que en el mismo acusó de asesinato, lavado de dinero y conspiración a un amplio espectro de quienes consideraba, dentro de su locura, eran sus enemigos.

Este capítulo debe ponernos a pensar, que apenas se cierra un caso por parte de CICIG y del Ministerio Público, pero que hay que esclarecer quienes fueron los que instigaron al abogado Rodrigo Rosenberg a utilizar su suicidio para provocar un sismo en nuestro país, que ellos utilizarían para acceder al poder y a la vez apoderarse del segundo banco más importante del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada