domingo, 24 de octubre de 2010

QUE DESTAPEN LAS GUSANERAS. . . PERO QUE NO SEAN LAS MIAS. . .

Es una lastima que las personas que uno ha creído estaban un poco más allá del bien y el mal, de pronto y pasan a ser sospechosos de estar más acá del mal de lo que creíamos.

Como ciudadano pensé que Eduardo Stein estaba precisamente ese peldaño más alto que la clase política en la que medio sobrevivimos, pero para mi sorpresa Eddy no logró subir ese escalón y descaradamente apoya un proceso por demás podrido.

No fuimos pocos los que delatamos a través de la Prensa los hechos anómalos que se estaban suscitando durante el gobierno de Berger, del cual él fue Vicepresidente, los que me leen desde hace tiempo, recordarán que hice alusión al informe de la Procuraduría de los Derechos Humanos, en la que se señalaba, después de las pruebas periciales efectuadas, que había habido ejecución extrajudicial de las ocho personas en el Penal de Pavón y ese informe fue entregado al Presidente Berger y al Vicepresidente Stein y los acusados de esta ejecución eran los personeros del Ministerio de Gobernación, la Policía Nacional Civil, la Dirección General del Sistema Penitenciario y se señalaba que habían participado sicarios como los hermanos Benítez, que después fueron contratados como asesores de la Policía Nacional Civil o sea que cuando actuaron lo hicieron porque eran amigos de Sperinssen y los llevaron para que “los chiquitos” se divirtieran haciendo tiro al blanco con los presos o sea, todo esto lo sabía Eduardo Stein y aún así en una entrevista de prensa dice que el informe se lo pasaron al Ministro Carlos Vielman, para que investigara. ¿?

Pero si era su gente la que estaba haciendo las tropelías, como iba a investigar. Lo pusieron a ser juez y parte. Por eso las cosas, las escondió el Ministro Vielman, debajo de la alfombra y pensó que allí se quedarían. Grueso error, que ahora deberá pagar y con él los cargos más altos de ese gobierno. Esto es lo que está tratando de evitar Eduardo Stein, pagar los “elotes” que se comieron.

Porque también fueron estas autoridades del Ministerio de Gobernación, las que tuvieron responsabilidad en el asesinato de los narco diputados salvadoreños, los cuales se dice que venían a pagar una transacción de drogas y que cuando se juntaron con los policías, que eran los encargados de recibir el pago, estos no quisieron recibir en lugar de dinero, una cantidad de droga como pago, por eso desarmaron el vehículo y los torturaron, como no encontraron el dinero que esperaban y después de consultar con sus jefes, decidieron matarlos y quemar el vehículo para no dejar huellas.

La cámara de la Municipalidad captó cuando los policías les hicieron encuentro frente al Centro Comercial Pradera, amablemente y les indicaron donde era el lugar de encuentro, después la cámara de la gasolinera en la salida a El Salvador, cuando cruza hacia Amatitlán, registró cuando el carro de los diputados pasó por ese cruce y varios minutos después pasó el carro de los agentes policíacos. Lo cual evidenciaba que no fueron llevados a la fuerza y que eran “amigos” o compañeros de negocios.

Después del asesinato, los policías fueron detenidos y recluidos en la cárcel de “máxima seguridad” del Boquerón, donde fueron asesinados. . . por los mismos sicarios que intervinieron en Pavón.

Eso lo tenían que saber las máximas autoridades de ese gobierno.

No obstante ahora descubrimos que las instrucciones fueron ocultar estos hechos y atrasar las investigaciones, sabiendo que los guatemaltecos olvidamos pronto.

Son tantos los escándalos, que no duran ni tres días y ya hay otro que acapara la atención.

¿Será que también estos asesinatos fueron decididos en el gabinete de gobierno?

También, durante este gobierno, se registró un hecho que llegó a las páginas de la prensa, a pesar que correspondían a los mismos intereses, y fue que la SOSEP (Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente) fue acusada de que por su medio habían ingresado al país varias docenas de “containers” cargados de contrabando y droga. Aún existen dos o tres “containers” que están en los patios de la portuaria, esperando, inocentemente, que alguien los reclame.

Esto fue acallado, desde el día siguiente y nadie en los medios de comunicación, volvió a hablar de ello. Allí si puedo decir que he sido de los pocos que ha exigido investigar estos hechos, ojala no logren ponerle controles de políticos a la CICIG o dicho en otras palabras, que no les coloquen orejeras y tapones en los oídos a la CICIG.

Pero que Stein venga a decirnos que la CICIG se ha desbocado por falta de supervisión política, verdaderamente lo único que hace es desnudarlo ante la comunidad internacional.

El problema en Guatemala es que siempre ha estado bajo supervisión de los políticos y los políticos bajo la supervisión del verdadero poder que domina a Guatemala y que estos siempre han tapado descaradamente los hechos que han producido otros gobiernos.

Según Stein las gusaneras de los demás son las que deben investigarse, pero cuando se investigan las gusaneras que son propias o sea que han cometido los de su grupo, esas, pide que no sean investigadas.

Previendo precisamente que en un Estado Fallido, es imposible que la justicia funcione, es que la CICIG está contemplando que el juicio a Carlos Vielman se realice en España, para evitar la contaminación del mismo y que los funcionarios involucrados, arriba de Vielman, no tengan oportunidad de doblar a la justicia.

Y tienen razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada