martes, 8 de noviembre de 2011

EL FINAL

Se ha cumplido el plazo y existe un resultado, al final los votos han decidido quién será el próximo Presidente de nuestro país. Esto quiere decir que en este capítulo, la historia ha terminado.

Comienza un nuevo capítulo, para algunos lleno de esperanzas, como las que nos han acometido cada vez que cambiamos de gobierno, muchas veces convencidos que por fin, siempre con un quizás, alcancemos el presente. La mayoría de las veces, por no decir todas, hemos terminado con ese sabor agridulce de un mal final, pero somos tercos en buscar no en el fondo de las cosas sino en la superficie, la imagen que queremos que nos den.
Ahora le toca al General Otto Pérez Molina asumir la Presidencia, la prensa internacional, al anunciar su triunfo, hizo referencia a su pasado con violaciones a los Derechos Humanos y eso quiere decir que existirá un ojo vigilante para que el pasado no vuelva a estas tierras, por lo menos es lo que colegimos.

Le espera un sinfín de problemas pendientes de resolución, la Reforma Tributaria, la Reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, Reformas a la Constitución, dar verdadera independencia al Poder Judicial para que no siga siendo parte de un jugueteo de intereses en el Poder Legislativo, con secuelas de corrupción en las Comisiones de Postulación, la independencia y autonomía de poderes como la Contraloría General de Cuentas, el Ministerio Público, el Tribunal Supremo Electoral y la Corte de Constitu-cionalidad, desmilitarizar y terminar con el andamiaje de corrupción que campea en el Ministerio de Gobernación, principalmente en la Policía Nacional Civil, terminar con la corrupción en el Ministerio de Obras Públicas y Vivienda, especialmente en ese órgano semiestatal denominado COVIAL, en el Ministerio de Salud Pública, en el Ministerio de Finanzas, en el Ministerio de Economía, en el Ministerio de Educación Pública, en el Ministerio de Cultura y Deportes, en el Ministerio de Agricultura y en todos aquellos donde se manifieste ese cáncer producto de este neoliberalismo que anacrónicamente se manifiesta en nuestro país y fundamental es frenar la corrupción generada adentro del Congreso y romper con el anillo de influencias alrededor del Presidente.

Le espera una difícil labor al nuevo Presidente, pero para eso lo eligió el voto popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada